Experiencias

35 Razones Bíblicas Para No Pecar

Conocer a 8175

Y otro que dice así: «Cada uno es tentado por sus propias concupiscencias inclinación natural al pecado, deseo por aquello que satisface el cuerpoque lo arrastra y seduce» Santiago 1, Es muy importante la diferenciación entre tentación y pecado. La tentación no es pecado. La tentación es anterior al pecado. El pecado es el consentimiento de la tentación. Todo pecado va precedido de una tentación, pero no toda tentación termina en pecado.

En el capítulo 5 de Mateo, Él explicó que la justicia es poco que nace en el corazón y no un acto externo que una persona practica. Dios quería lidiar con la lujuria en el corazón del hombre. La lujuria es lo que conduce a alguien a cometer el adulterio y a romper sus votos matrimoniales. Toma la decisión hoy mismo de permitir que Dios conquiste tu lujuria. Él quiere liberarte de tu lujuria. Considera el decimo mandamiento.

Si eres lector habitual de este blog probablemente ya conozcas su significado. Se trata de una forma consciente de comunicar tus sentimientos sin dejarte acarrear por las emociones, y se sustenta sobre la autoestima y confianza en ti mismo. Y recuerda que la confianza tan sólo puede desarrollarse a través de las experiencias personales, jamás leyendo libros o blogs en apartamento. Expresar tus verdaderos sentimientos y defender tus derechos puede ser maravillosamente reconfortante. Te sientes libre. Preguntar por qué y sentirte legitimado a cuestionar la autoridad o las tradiciones. Iniciarcontinuar, evolucionar y terminar conversaciones de forma bargueño y sin la sensación de estar ninguneando o faltando al respeto a nadie. Resolver los problemas cotidianos antiguamente de que aparezcan emociones negativas como la ira y el enfado y la situación se descontrole.

Muchas personas experimentan una gran dificultad para encontrar pareja. El ser humano es un animal social por naturaleza, tenemos la necesidad innata de estar acompañados por otras personas y establecer vínculos sociales y afectivos. Así, aunque no todas las personas tienen las mismas necesidades afectivas, por lo general tendemos a buscar cariño. Se trata aun cierto punto de una convención social, y en ocasiones incluso de una solución instrumental; en este sentido, no son raras las parejas que se forman por mera conveniencia, exista o no amor entre ellos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.