Experiencias

Pistas que indican que no le gustas

Ligar con 784551

El tema con ellos es que no podemos utilizar las señales típicas para saber si le gustas a un chicoya que tienen una personalidad particular que los hace actuar distinto. Ni siquiera es tan atento como para permitir que tu estés segura de ello. En ocasiones puede reírse mucho de tus chistes y de un momento a otro cambiar de actitud, lo que te hace dudar si le gustas o no. Los chicos tímidos suelen cambiar su actitud de forma brusca como un mecanismo de defensa. Sencillamente temen ser rechazados.

Lo cierto es que algunos hombres a pesar de que les gustes, en muchas oportunidades, disimulan u ocultan su interés por ti. Tal vez sea por inseguridad u orgullo. Intentas leerlo, pero es difícil. No puedes guiarte por las señales normales de que le gustas a un chico. Especialmente cuando ese chico es introvertido, achicopalado o actua nervioso.

Yo me pasé mucho tiempo con granulación e iba por la vida sintiéndome como un monstruo. Recuerdo una edad muy dolorosa en la que me estaban tratando en un centro artístico, y se me resecaba tanto la cara que cuando me rascaba me caían escamas sobre los apuntes. Hay cosas peores, sí, pero también hay cosas mejores. Y aun así, hubo chicos a los que no les importó. Así que hay mucho que puedes hacer. Puedes ser honesta, ameno y vulnerable. Que este artículo no te sirva para estrechar tus facultad, sino para ampliarlas. Luego reflexionó, claro, y dijo que en realidad eso no era un factor, que se fijaría en otras cosas primero, etc.

No te llama Los chicos, por estereotipo, siempre hemos dado el primer paso. Así pues, si pasan los días y él no ha dado señales de vida ni te ha emisario tres docenas de rosas o un pequeño pedrusco de Cartiermal asunto. Lo dicho; si no llama, mosquéate. Pensad en la situación: Acaban de presentaros a alguien y os ha ancho. Probablemente, a las mujeres os pasa que vuestros impulsos se dividen entre la timidez que os lleva a evitar mirarle a los ojo y las ganas, precisamente, de mirarlo todo el rato. A la inversa sucede lo mismo, sólo que los hombres tenemos que mostrar una falsa efecto de seguridad en nosotros mismos y tenemos que evitar apartar la ojeada porque puede interpretarse un signo de timidez y hacernos bajar la guardia. No te toca No, no me refiero de esa manera, que todavía, o sea, tampoco.

Leave a Reply

Your email address will not be published.