Experiencias

¡Qué años tan felices!

Una chica educada me 636823

Para mí, una chica de ciudad, acostumbrada a llevar una dieta rica en frutas y vegetales, ésta cena me parece algo diferente. Fernando mientras come, dibuja en su rostro una sonrisa burlona. Fernando alza la mirada y me doy cuenta de que he hablado en vos alta, intento ignorar eso y continuar jugando con mi comida, pero él se acerca a mí, y dice: —Quiero mostrarte a qué se refiere la canción— Abro los ojos y al pestañear muchas veces me doy cuenta de que es a mí, es conmigo que habla. Callada y sin saber que hacer asiento con la cabeza. Tan pronto me pongo de pie siento temblores en las piernas, mi presión sanguínea aumenta y mis pensamientos ya no son míos. Agarrados de la mano me aleja de la mesa, estamos un poco retirados y de sorpresa pega su cuerpo totalmente al mío. De frente se junta conmigo, es tan alto que su boca besa mi frente al unirnos tanto.

Los Pecos no pudieron salvarse de la mili, Concha Velasco fardaba de besarse con Manolo Escobar en el cine El rubio y el moreno, guapos y cantantes. En la cima siendo solamente unos críos. Pero se acabaron los bolos y las chicas esperando al final de los conciertos, adiós a la vida regalada María Teresa Campos trata de hacer un visaje a todos los invitados. Como esa tarde que invitó a Mayra Gómez Kemp a recordar los años del 'Un, dos, tres'. En estas aparecieron las hermanas Hurtado con un equivalente de zapatos. Contaron que hacía abriles que Mayra se los había dejado y que nunca se los devolvieron. Pero como los originales estaban ya desgastados, le llevaron unos nuevos.

Dos de. Ellos me cogieron las piernas y me las levantaron entretanto el otro enterraba su cabeza entre mis piernas. Cada tiempo que. Lo castro casi me grupo de placer. Recorría mi. Concha de arriba abajo, suave, delicadamente aun el agujero de mi ano, y se metía dentro como un advenedizo no visita empero bien valido. Los otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published.